Nº 1 del mundo en castellano para el profesional del coaching

Estoy adherido al código deontológico de ASESCO y de la ICF, y a nivel particular para mí, ser coach no es una profesión, sino un estilo y forma de vida. No se deja de ser coach cuando no se ejerce.

Implica tener la conciencia de saber que todas, y resalto todas las personas tienen el potencial de crecer y evolucionar, y de tener las vidas que desean de verdad, y alcanzar sus sueños.

Por eso y para alcanzar esas metas, considero indispensable:

  • Una ética a conciencia.
  • La claridad de que nuestro objetivo es conseguir que las personas vuelen solas.
  • Y sobre todo, que las respuestas a nuestras preguntas las tenemos dentro.

Como coaches, debemos facilitar el proceso para que afloren, sin caer en la tentación de dar nuestro consejo y solución, pues eso sería imponer nuestro mapa del mundo al otro. Coaching no es ayuda, es facilitación y apoyo

El coaching implica para mí:

  • Compromiso
  • El respeto total al otro, o aceptación incondicional
  • El no dejar de aprender
  • Tener humildad para descubrir
  • Cuestionarme contínuamente mis presuposiciones y creencias
  • Y aportar a otros lo que ya me está enriqueciendo a mí como persona

Suscríbete a nuestra Newsletter

Y llévate gratis el informe digital: "Los 10 errores más frecuentes cuando montas tu negocio de coaching"

¡Enhorabuena, te has registrado correctamente en nuestra lista de suscriptores!

¡Suscríbete a nuestra lista!

Y llévate gratis el informe digital: "Los 10 errores más frecuentes cuando montas tu negocio de coaching"
Suscribirme